$7.500,00

3 cuotas sin interés de $2.500,00
Ver medios de pago
Descripción

Con un lenguaje ameno y directo, propio de los oficiales navales, sin pretensiones literarias, pero con ritmo sostenido, el contraalmirante (RE) José Moneta evoca una ascendente carrera naval durante aquellos años “dorados” en que la Republica Argentina era respetada y admirada en el mundo entero por la calidad de vida que gozaban sus habitantes y la natural belleza de su metrópoli. Nada parece escapar al ojo avizor del autor, que retrata vívidamente a superiores y subordinados, presidentes, diplomáticos, políticos y personalidades encumbradas de la época, como el zar Nicolás II, zar de todas las Rusia; su primo, el emperador Guillermo II de Alemania; don Jaime de Bordón; Teodoro Roosevelt; el famoso pintor marinista de origen italiano, Eduardo de Martino, cuyas magnificas telas pueden apreciarse aún hoy en el salón de lectura del Centro Naval; el veterano periodista de La Nación especializado en temas militares y navales, Pedro López Obanza; el diplomático Manuel Augusto García Mansilla; el director general de alumbrado de la Ciudad de Buenos Aires y pionero de la aviación, Jorge Newbery; los presidentes Victorino de la Plaza y Julio A. Roca, entre muchos otros simpáticos personajes, que son evocados en estas páginas con la magistral pluma del autor, quien logra, sin proponérselo, abrir una ventana al pasado más glorioso de nuestra Marina de Guerra.

La vida a bordo de las distintas unidades de la Armada donde presto servicios es fielmente reproducida a través de las páginas del libro, incluso la calidez y sana camaradería que se respira habitualmente en la Cámara de Oficiales, intercalando sus experiencias personales con sabrosas anécdotas de la Plana Mayor que hacen más amena la lectura y, seguramente, la sacaran más de una carcajada al lector. La sencillez del relato lo hace accesible tanto para el acezado marino como para el lego en temas navales, quienes no se sentirán defraudados. Como debe ser, cada página nos hace palpitar una Marina de Guerra predestinada a ocupar un lugar de privilegio entre las potencias navales del Cono Sur.