$3.000,00

3 cuotas sin interés de $1.000,00
Ver medios de pago
Descripción

El proceso de “globalización” en que está sumergido el mundo moderno parece afectar muchos de los aspectos culturales que fueron responsables del desarrollo del ser humano a lo largo de su historia. Entre ellos los que permitieron la conformación de las sociedades y la transmisión de los conocimientos que hicieron del hombre la especie superior entre las que albergan el planeta.

Las nuevas reglas que impone este proceso, donde unos entran en la “globalización” y otros resultan “globalizados” y permanecen sin posibilidad de ingresar en el sistema, han transformado y modificado hasta las fuentes de poder que rigen las relaciones internacionales.

Antes de la caída del “Muro de Berlín” el poder provenía de la capacidad que otorgaba el potencial nuclear y el veto en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas; hoy se obtiene con la capacidad que brinda el potencial económico y la voluntad del “Grupo de los siete” con su brazo armado: La OTAN.

El individualismo que el sistema impone en el “capital social” desdibujaba los valores que en el pasado llevaban al hombre a ofrecer su vida en defensa de esa sociedad y esa cultura de las que formaba parte. El individualismo busca la subsistencia en el yo y no en el grupo; es una traba para las relaciones humanas, la convivencia en sociedad y la formación de estructuras militares basadas en una entrega absoluta que solo ofrece pobres retribuciones materiales.

Los futuros escenarios de conflicto, tecnología mediante, podrán mostrar las formas más variadas y ajenas a la representación que hasta hoy tuvimos de ese espacio. Sin embargo, tal como lo ha probado la historia hasta el cansancio, la guerra tomo formas diversas a través del tiempo sin cambiar se esencia. Esta surge del modo de empleo estratégico que dicta el conocimiento humano y no de las manifestaciones técnicas o tácticas que marca la evolución de los sistemas que inventa el hombre.

El espíritu militar de ayer deberá ser el mismo e imprescindible para entender en los conflictos del mañana. Al igual que la guerra está conformada por los valores de la humanidad y no por los intereses materiales que pueda proponer cualquier sistema de vida.